miércoles, 5 de noviembre de 2008

Arranca una nueva campaña antártica.

Mis compañeros de la base antártica ya están de camino a Punta Arenas, y en pocos días embarcaran para atravesar el odioso e imponente estrecho del Drake, el océano más salvaje del mundo para ir al continente que no tiene patria, que es de todos, y que esperemos que nunca sufra una mala gestión, que lo lleve a la ruina, mi querida Antártida.

La verdad es que me siento triste, este año me lo voy a perder, y no hago más que pensar en el momento en que a las 5 de la mañana se toca diana en el Buque Oceanográfico Las Palmas en Bahía Sur, frente la Base Juan Carlos I, uno de los momentos más fuertes de la expedición, i quizás de mi vida, derrotados por oleaje y olor a mal olor del buque, llega el gran momento, el ver tierra firme, el ver la base, de golpe, todas las preguntas que llevas tiempo haciéndote, como, ¿Cuanta nieve habrá? ¿Podremos desembarcar?¿Podremos abrir la base rápido? O andaremos días en penurias, sin agua, y sin quien sabe qué más, que el cruel invierno negro de las latitudes polares del hemisferio sur, nos haya arrebatado, dejándolo, como el pantalán del año pasado, que descanse en paz, quien sabe dónde.
¿Y como estará el glaciar este año? ¿Estará muy agrietado, y el refugio, estará cubierto de nieve? ¿Y los pingüinos, estarán ya, cuando saldrán los huevos y las crias? Yo no podré responderme estas preguntas, será por los ojos de otros que lo sabré. Escribo y me inunda un enorme sentimiento de añoranza, la magia de esa tierra me tiene atrapado, y la verdad, no lo entiendo, con lo duro que llega a ser estar allí mucho tiempo, y con las ganas de volver que tienes cuando llevas un mes allí y la necesidad que tengo de saber como está, como alguien de la familia que ves muy de cuando en cuando, pero que te llena de alegría ver y saber.
Espero que os vaya muy bien a toda la expedición de este año, y que deis recuerdos de mi parte, a mi glaciar, a mi gimnasio, al pequeño plafón para escalar que me costó que se hiciera y que noches nos alegró. De verdad, buena suerte y acordaros un poquito de mi.

Seguro que continuará...

2 comentarios:

TRanki dijo...

JOer Oscar...flipo que en el món hi ha milions d'experiències que ens perdem..i gracies als blocs si algú les explica bé és com si les visquessim a través de altres persones...

Gracies per explicar les teves...

Òscar A dijo...

El mateix dic, gràcies a tu tranki, ens veiem per les muntanyes, o pels blogs, que deu ni do el que ens apropen.
Salut.