martes, 28 de julio de 2009

De cuatro miles por los Alpes

Una vez más aterrizo en Chamonix para como cada verano acompañar a alguien que tiene ilusión por subirse a los gigantes blancos de los Alpes. Paso todos los años varias semanas en esta región, algunas de sus montañas ya las he subido decenas de veces, pero sigo teniendo motivación para sudar y alcanzar estas bonitas cumbres.

De hecho cuando estoy tranquilo en casa, en el Pirineo, me da un palo terrible subirme al coche para recorrer los 1000km hasta estas tierras, siempre pienso en el coñazo de carretera, las aglomeraciones en los teleféricos, en los refugios, sobretodo el de Gouter que no lo soporto, la cola para subir y bajar de la Aiguille du Midi y de la arista cimera del Gran Paradiso. Sinceramente prefiero las colas en el barranco del Formiga o la soledad incuestionable de mi vecino Besiberri Norte.
Pero bien, la verdad es que cuando hace buen tiempo estas montañas son espectaculares y no te cansas de mirarlas y de desear escalarlas, y de pensar en proyectos... Te pasan por la cabeza multitud de anécdotas leídas, ya que estas serán las montañas más escritas del mundo, y con más historia, sin lugar a dudas.

Luego aparecen tus clientes, con los ojos iluminados y el corazón encogido por la incertidumbre de estar yendo a lo desconocido, que te contagian la fuerza para volver a desear subir, para volver a sudar por un objetivo ya cumplido por ti, te das cuenta, que la vocación de guía te hace redefinir los objetivos, y que no es solo la cumbre quien da sentido al mismo si no que son las personas que desean subir las que dan forma a la ilusión. Ésto me recuerda a la típica frase que da más importancia a como se sube que a llegar a la cumbre en si mismo, que el precio y el premio no está sólo allí arriba sino en la historia que escribes mientras subes, ahí que queda la mayor parte de los recuerdos, y de las horas invertidas, y de las lágrimas de sudor.

Este año en los Alpes hay mucha nieve y algunas rutas glaciares que los últimos veranos no se escalan están en muy buenas condiciones, como la Brenva, la Innominata, las Courtes, etc. no es un verano de norte de las Droites pero se puede hacer alguna cosa. Pero si hay alguna vía de hielo que está más días en condiciones que ninguna otra esta es la Cheré-Trachant del Triángulo del Tacul, es alucinante la lengua helada que se desprende de allí, pero aun es más increíble la cantidad de cordadas que la escalan cada semana, que serán de bien seguro los alpinistas más valientes de la Tierra, como el jueves de hace dos semanas, mucho hielo sí, pero con la Iso OºC a 4.400m y 7 cordadas en el corredor, de verdad esta gente me rompe los esquemas de la palabra prudencia, los peligros de caída de hielo, piedras y lo que supone semejante cruce de cuerdas parece dar igual, y es como estar viviendo una historia épica en la norte de l'Eiger pero con parabolts para rapelar en zero coma... No va conmigo.

Algún día llovió como si hiciera años que no lo hiciera, y dejo 60cm de nieve nueva a cuatro mil y un montón de páginas leídas del pedazo de libro que tengo en mi mesita de noche estos días, la historia de Afonso Vizán que seguro se merecerá un post en este blog, ya no por lo bonita d ela historia, por lo bien contada que esté, sino por la cantidad de lucidez expresada en palabras que describen el alpinismo, y que aun no comulgar mucho con su visión me parecen muy rebeladoras y con gran capacidad de comunicación, pero de esto hablaré otro día, pero no sin antes dedicar un Ole! a esas páginas que me están haciendo disfrutar, que pena que ya se acaban.

Yendo a lo puramente objetivo, a los datos técnicos para los que vayáis estos días a los Alpes deciros que los glaciares que he pisado del Gran paradiso, Montblanc y Dom d'Ecrins, tienen mucha nieve, están las grietas muy tapadas y que de entrada está bien y fácil si acompaña la meteo y no os nieva casi un metro o se mete viento a 130km/h del sudoeste como la semana pasada, pedazo de Fohen cabrón que se metió en el Montblanc los días pasados.
Salud y escalad mucho este verano.

5 comentarios:

TRanki dijo...

Iepa Oscar!!!

Molt bones reflexions, en un parell de frases aparentment sense importància defineixes un sentiment molt més profund i extens, el que moltes vegades no sabem trobar dins nostre, BRAVO...

Si hagué de dir QUI sent la vocació de GUIDE ho tindria claríssim. HA de ser un plaer tenir-te al cap de corda per descobrir muntanyes...

Cuida't i ves en compte BOW...bon estiu!!!!

Òscar A dijo...

Ei Tranki!

Merci per les teves paraules, estic a casa i l'Ona m'està estirant la orella, ja et pots imaginar qui para per casa aquesta setmana, ens n'anem a caminar.

Salut

TRanki dijo...

hahaha...

Compte, que la VERGÉS de l'ANGLDA va escriure una frase capital en la seva bibliografia...ni fohe, ni esquerdes, ni allaus, ni pitons a deu metres des peus...els verdaders perills als que s'enfronta un alpinista no són aquests...;P...almenys a tu encara et queda la xcusa que et dóna de menjar....!!!

Saluteeee!

Anónimo dijo...

Ei company,

M'alegro de saber de tu i de veure't gaudint de la teva passió. Jo l'altre dia vaig tornar a fer de guia......amb un grup de jubilats vaig aconseguir portarlos del parking al mirador del pedraforca. També em vaig fixar en els seus ulls i cors encongits en veure l'esplendor de la cara nord del pedra i la buidor de la vall del gressolet...

A més vaig pujar les escales amb les crosses sense que m'aguesisn d'esperar i sense que notesin la suor que em baixava per l'esforç

Per cert, es bo gaudir a la muntanya pero gaudir amb un bon llibre de muntanya tampoc no te preu.. per fi he aprofitat aquest dies introspectius per atacar els conquistadors de l'inutil...

apa, que vagi molt bé el que resta d'estiu i que treguis temps per saber de tu encara que sigui virtualment.

Òscar A dijo...

Ei X.,

Una altra vegada hauràs de mirar on fiques la pota, je je, sinó destinat a fer tekkings al mirador.
Gran clàssic el llibre que t'estàs llegint, te algun moment pesat però està carregat d'historia i d'històries extraordinàries, de fet te una de les frases més bones que conec per definir l'ofici de guia, que el Terrai també era:

"Conduciendo estas pesadas cordadas de principiantes bajo la dirección de André Tournier aprendí a amar el oficio de guía y a conocer su particular técnica. Aprendí a sacar el mejor partido del terreno, a asegurar en cualquier instante, a preveer los imprevistos, a que no se liasen las cuerdas, a hacer que avanzase con una relativa rapidez una cordada poco hábil de varias personas. Todas ellas cosas poco espectaculares y dificilmente palpables, pero que marcan la diferencia entre los buenos guías y la mayoría de los mejores alpinistas aficionados."

- Los conquistadores de lo inutil - Lionel Terray 1961